En el Grupo Euskaltel consideramos que la necesidad de practicar un Buen Gobierno está indisolublemente asociada a la buena administración de la empresa, para velar por sus legítimos intereses, para asegurar su sostenibilidad, para supervisar y orientar su marcha. Y para llevar esto a cabo es necesario respetar las normas legales, la ética y los derechos de aquéllos que, sin ser propietarios, tienen intereses directos o indirectos en la conducta y la marcha de la misma (clientes, proveedores, socios, empleados, autoridades, competidores y el público en general).

Para ello el Grupo Euskaltel dispone de un Código Ético, unas Instrucciones de Conducta y un Canal Ético, que establecen los principios y pautas de conducta a los que debe atenerse el comportamiento de las personas del Grupo y de aquellas que trabajan en su nombre, en sus relaciones internas y hacia el exterior en su desempeño diario.

Canal Ético del Grupo Euskaltel

El Grupo Euskaltel pone a disposición de sus clientes, proveedores y terceros este Canal Ético para que cualquiera de ellos, presidido por la buena fe:

- pueda comunicar, con garantías de seguridad y confidencialidad, presuntos hechos o acciones que consideren puedan transgredir la normativa de actuación aplicable al Grupo. Esta normativa puede ser tanto externa (legislación y/o regulación) como interna (normativa a la que el Grupo se ha sometido voluntariamente, como Políticas propias, Código Ético, Instrucciones de conducta u otras).

- pueda solicitar información, consultar o aclarar cualquier cuestión relativa a la normativa referida en el párrafo anterior en relación con la actividad ejercida por el Grupo Euskaltel.

Este canal no atenderá a cuestiones, dudas o reclamaciones derivadas del suministro de productos y/o de la prestación de servicios por parte de cada una de las sociedades del Grupo, ni a cuestiones relativas al Servicio de Atención al Cliente.

Canal Ético del Grupo Euskaltel